• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Amazon seller rating en Robot chino aprueba examen nac…
    saw einhell table co… en Quince curiosidades sobre el n…
    mobile games reddit en Un modelo matemático para expl…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 73 seguidores

Un gran problema matemático: el jueguecillo de los tres cofres de metal

imagen-sin-titulo

Este problema se debe a Raymond Smullyan, que escribió una bonita colección de problemas de lógica recreativa titulado ¿Cómo se llama este libro? Porcia, el personaje de Shakespeare, quiere entregar a su pretendiente un retrato suyo y le presenta tres cofres, uno de oro, otro de plata y otro de plomo. En uno de ellos está el retrato, y si el pretendiente adivina cuál es, Porcia se casará con él. Cada cofrecito tiene una inscripción que le servirá de pista. Porcia quiere un pretendiente que piense con lógica. Las inscripciones de los cofrecillos son las siguientes:

• El cofrecito de oro tiene escrito: «El retrato está en este cofre».

• El cofrecito de plata tiene escrito: «El retrato no está en este cofre».

• Y el cofrecito de plomo tiene escrito: «El retrato no está en el cofre de oro».

Finalmente, Porcia da una pista más a su pretendiente, que resulta definitiva: “A lo sumo, una de las inscripciones es verdadera”. El pretendiente (tras pensar un poco) abre uno de los cofres, en el que efectivamente estaba el retrato, y se casa con ella. ¿En qué cofre estaba el retrato?

Las inscripciones del cofre de oro y del de plomo son contradictorias y no pueden ser las dos verdaderas a la vez, pero tampoco falsas al mismo tiempo. Una de ellas es verdad.

Eso hace que la inscripción del cofre de plata sea falsa, porque Porcia nos ha dicho que a lo sumo una de las tres inscripciones es verdad. Por lo tanto, el retrato está en el cofre de plata. La inscripción verdadera es la del cofre de plomo, ya que si la que es verdadera era la del de oro, tendríamos dos retratos.

Fuente:

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-05-02/un-gran-problema-matematico-el-jueguecillo-de-los-tres-cofres-de-metal_1192507/

Anuncios

¿Por qué los matemáticos suelen ser buenos músicos?

matemáticas_musica

Ser matemático exige de una gran comprensión de las diferentes corrientes del lenguaje matemático y de mucha derivación personal hacia temas abstractos.

Es interesante cómo muchas disciplinas están ligadas y en este caso los matemáticos tienden a ser buenos músicos.

Tim Gowers, matemático en la Universidad de Cambridge, toma el ejemplo de Albert Einstein, que además de su predilección por las matemáticas, fue un gran pianista y violinista. Elsa, su segunda esposa, Elsa dijo que cuando trataba de solucionar un problema matemático, se sentaba en el piano y tocaba durante un largo rato. Tras un periodo de dos semanas de piano esbozó los primeros esquemas de la teoría de la relatividad.

Existen conexiones entre varias notas musicales y valores matemáticos. Mientras que una octava está dividida por un factor de 2, dos notas están separadas en un teclado por la doceava raíz de 2 (1,059). El compositor que más se distinguió por combinar las matemáticas y la música fue Johann Sebastian Bach. En sus obras, sigue un patrón sencillo en el comienzo, que va tomando complejidad conforme avanza, teniendo un gran impacto en el espectador.

Leer más:

http://www.omicrono.com/2016/05/por-que-los-matematicos-suelen-ser-buenos-musicos/

A %d blogueros les gusta esto: