• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Este mes se celebra… en Este mes se celebra la edición…
    Un modelo matemático… en Un modelo matemático para expl…
    Singapur enseña su m… en Singapur enseña su metodología…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 66 seguidores

Números primos, átomos de la matemática

El número primo es un número entero mayor que cero, que tiene dos divisores positivos. También podemos definirlo como aquel número entero positivo que no puede expresarse como producto de 2 números enteros positivos más pequeños que él, o bien, como producto de 2 enteros positivos de más de una forma.

Por ejemplo el 7 es primo. Sus únicos divisores son 1 y 7. Sólo puede expresarse como producto de 7·1. En cambio, el 15 no es primo. Sus divisores son 1, 3, 5 y 15. Puede expresarse como 3·5. (y también como 15·1). El término primo procede del latín “primus” que significa primero (protos en griego).Todo número entero se expresa de forma única como producto de números primos. Por eso se les considera los “primeros”, porque a partir de ellos obtenemos los demás números enteros.

La ley de distribución de números primos, para la matemática de los 20 siglos que nos preceden no existía, por no haber regularidad alguna entre los números primos o  un patrón de comportamiento.Estas concepciones fueron rebatidas cuando en la segunda mitad de 2015, en Mendoza (Argentina) se hizo público (en medios periodísticos locales) el hallazgo de tal ley.

El resultado debe tener derivados variados, de difícil apreciación en el momento actual, y será pteciso el aporte de cada disciplina del conocimiento aplicado para su completa explicitación.

El patrón encontrado en la distribución de primos ha permitido determinar algoritmos de generación automática de los primos, que, a su vez, se convierten en una forma compacta de almacenamiento de tales números. Esto es de gran utilidad en la representación de los más grandes números.

Permitirá su implementación en computadores de mucha menor capacidad y, se pondría el asunto al alcance de muchos más usuarios.

En cierta forma, estos resultados podrían interpretarse como la automatización de la construcción de la criba de Eratóstenes, creada hace más de 2.000 años para construir los primeros primos.

Fuente y más información:

http://www.losandes.com.ar/article/numeros-primos-atomos-de-la-matematica

 

El Instituto de Ciencias Matemáticas, en la elite de la matemática europea

La red de Centros de Investigación Matemática Europeos (ERCOM en inglés) ha admitido al Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), con sede en el campus de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), como miembro de este grupo de institutos europeos.

ERCOM es un comité de la European Mathematical Society (EMS) formado por los directores de los mejores centros europeos de investigación en matemáticas de Europa.

Para pertenecer a la red se debe tener un comité científico internacional, un programa de visitantes internacional de alto nivel y cubrir un amplio espectro de líneas de investigación en el campo.

El Instituto de Ciencias Matemáticas funciona desde 2010 y es un centro de investigación mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y tres universidades madrileñas: la Autónoma, la Carlos III y la Complutense.

Gracias a esto, el instituto podrá participar con los mejores centros europeos en actividades conjuntas en programas multilaterales, acceder a nuevas fuentes de financiación y poner en marcha programas formativos del máximo nivel.

Fuente:

http://www.lavanguardia.com/vida/20160524/402011736415/el-instituto-de-ciencias-matematicas-en-la-elite-de-la-matematica-europea.html

Matemáticas para predecir tsunamis

14640913203799

Los actuales sistemas de alerta permiten avisar a la población en riesgo una vez que los sensores instalados en el océano detectan movimientos anormales como consecuencia de un terremoto. En cambio, no se puede predecir con precisión qué cantidad de agua va a golpear la costa un tiempo después ni con cuánta fuerza.

Para poner fin a esta situación, científicos de la Universidad Nacional de Australia están desarrollando un modelo matemático que se sirve de los datos ofrecidos por los sensores y boyas ubicados en los océanos para recrear cómo es la primera ola que se origina después de un terremoto bajo el agua. Con esa información, los investigadores podrán hacer mejores predicciones sobre lo que puede ocurrir cuando el agua alcance la costa.

Los investigadores han estudiado las placas tectónicas en la Fosa de Japón y han usado información del terremoto que se produjo el 11 de marzo de 2011 para retroceder en el tiempo de forma matemática hasta el momento en que nació el tsunami. Será necesario aplicar este método a otros terremotos registrados para afinar el funcionamiento del sistema.

Con la tecnología actual no es posible predecir en qué momento y lugar exactos se van a producir los movimientos que dan lugar a los tsunamis, de modo que se debe aprovechar al máximo el tiempo desde que los sensores del fondo del mar y las boyas detectan estos cambios.

Leer más:

http://www.elmundo.es/ciencia/2016/05/25/57442b8b268e3e3c368b46d9.html

A %d blogueros les gusta esto: