• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Este mes se celebra… en Este mes se celebra la edición…
    Un modelo matemático… en Un modelo matemático para expl…
    Singapur enseña su m… en Singapur enseña su metodología…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 66 seguidores

Detectives matemáticos para detectar fraudes en la Lotería de Navidad

Es muy poco probable ganar la Lotería. En la de Navidad, comprando un solo boleto se tiene una probabilidad de 1 entre 100.000 de tener el número ganador.

Aun es más raro que toque dos veces.  Casos como el de Carlos Fabra, ex presidente del PP castellonense son muy poco probables.

En 2014 un grupo de estadísticos y probabilistas, junto con un periodista de investigación, establecieron una cota mínima del gasto del jugador usando técnicas matemáticas de la llamada investigación operativa, con el objetivo de identificar fraudes en el juego. Distinguían dos tipos de suerte: “plausible” y “no plausible”.

Estudiaron los casos de diez personas que aseguraban haber ganado más de 80 veces más de 600 dólares en la Lotería de Florida  y buscaban evidencia matemática que confirmara la sospecha, porque en principio hasta los sucesos más extraños, como el de Fabra, pueden pasar.

La esperanza matemática viene dada por una fórmula que depende de la probabilidad del juego. Por ejemplo, si en una rifa de 200 números se vende cada uno por tres euros, y el premio es una bicicleta valorada en 300 euros, la esperanza de cada ticket es de 1,5.

Esta fórmula por sí sola no vale para tener certeza estadística del fraude. Con esta información estudiaban cuánto es el mínimo de dinero que debería apostar el jugador sospechoso de forma que si todos los residentes de Florida gastaran lo mismo, las posibilidades de que alguien pudiera ganar el mismo número de veces que el jugador en cuestión fuesen todavía menores de uno sobre un millón. Si esa cantidad es demasiado grande en comparación con los medios de los que disponga el jugador, entonces existe evidencia estadística de timo. La investigación matemática encajó perfectamente con la investigación criminal que se produjo después.

Leer más:

http://elpais.com/elpais/2016/12/09/ciencia/1481273094_975123.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: