• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    sasa en 14.000 alumnos españoles parti…
    simoney en Leonardo da Vinci y las M…
    simoney en Leonardo da Vinci y las M…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 68 seguidores

El matemático que nunca quiso ser aburrido

1498038279_075023_1498038747_noticia_normal_recorte1

Felix Christian Klein nació el sino el 52 (25) del mes 22 del año 432 (1849) es decir, un día representado por los cuadrados de tres números primos. La fecha de su muerte, 22 de junio de 1925, de la que hoy se cumplen 92 años, no es tan singular.

En la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del siglo XX, la matemática dejó atrás la visión individualista de Newton, Leibniz y Gauss, para hacerse más colaborativa.

Klein se anticipó a ello. Su vida científica comenzó asociada a la de otro genio, Évariste Galois. En la primera mitad del siglo XIX, Galois, que murió a los veinte años, había desarrollado la teoría de grupos, que se acabaría convirtiendo en el nuevo lenguaje de la simetría.

Klein logró relacionar la teoría de grupos de Galois con la geometría, en el Programa de Erlangen, que rompía con la separación clásica entre las diferentes geometrías. Presentó esta memoria al ser nombrado catedrático de matemáticas en la Universidad de Erlangen con 23 años. Creó en Gotinga el centro de investigación matemática más importante de su época.

Gracias a su influencia se hicieron reformas en la enseñanza de las matemáticas elementales que siguen en vigor.

En 1913 se retiró, pero siguió enseñando matemáticas, ciencia e historia de la ciencia a grupos reducidos de estudiantes y colegas. De esas charlas surgió un último libro que fue publicado en 1926: Lecciones sobre el desarrollo de la matemática en el siglo XIX.

Hizo esfuerzos por incorporar a mujeres al mundo de la ciencia. Luchó contra las autoridades académicas de su época para conseguir incorporar al claustro de Gotinga a Emmy Noether, en 1915; y fue el primero en dirigir la tesis doctoral de una mujer en Alemania, la matemática inglesa Grace Chisholm Young.

Leer más:

http://elpais.com/elpais/2017/06/21/ciencia/1498038279_075023.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: