• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Mando a distancia te… en Nuevo curso, nuevo sitio del…
    AmongNosotros en Se inspira en el juego ‘Among…
    Jorge en Se inspira en el juego ‘Among…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 133 seguidores más

Redes matemáticas para garantizar la seguridad de las ‘apps’

Cada vez más personas utilizan servicios de inteligencia artificial ubicados en la nube para recibir información en sus teléfonos. Allí los datos son procesados, lo que puede utilizarse maliciosamente para difundir información sensible o invadir la privacidad de los usuarios.

Para garantizar la seguridad en la nube, una primera opción sería encriptar la información personal antes de subirla. No obstante, muchas veces no es posible procesar los datos encriptados con sistemas tradicionales. Este problema se resuelve con la llamada encriptación homomórfica, que mantiene la estructura de la información, de forma que pueden realizarse cómputos útiles.

La encriptación homomórfica usa las mismas matemáticas que la criptografía basada en retículos, una estructura matemática que se puede imaginar como una red o malla. Por ejemplo, si consideramos un plano con eje de coordenadas, un retículo viene dado por los puntos que tienen como coordenadas números enteros.

El primer esquema de encriptación homomórfica fue propuesto por Craig Gentry, investigador del centro IBM Thomas J. Watson, en 2009. Desde entonces, numerosos criptógrafos han trabajado para encontrar sistemas que sean a la vez prácticos y robustos.

En 2011, el grupo de investigación de criptografía y privacidad de Microsoft Research logró un esquema de encriptación homomórfica así como una serie de mejoras prácticas de estos sistemas, que actualmente se usa en todo el mundo como la base para poner en marcha aplicaciones de cifrado homomórfico.

En los últimos ocho años, este grupo ha diseñado aplicaciones de análisis de textos; de clasificación de imágenes de animales; de ejercicio, que ofrecen estadísticas y seguimiento a los deportistas; de pronóstico meteorológico, o del tiempo de floración basado en el genoma de una flor. Todas funcionan en la nube con datos encriptados, donde hacen sus predicciones en una fracción de segundo, y devuelven resultados cifrados, que se desencriptan de forma local en el móvil del usuario.

Fuente:

https://elpais.com/elpais/2019/11/12/ciencia/1573560870_602061.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: