• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Mando a distancia te… en Nuevo curso, nuevo sitio del…
    AmongNosotros en Se inspira en el juego ‘Among…
    Jorge en Se inspira en el juego ‘Among…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 133 seguidores más

El matemático que soñaba con ordenadores en 1830

En 1991 un equipo de ingenieros del Museo de Ciencias de Londres construyó (con técnicas y materiales de la era victoriana) un ordenador, llamado máquina de diferencias, diseñado 170 años antes por el matemático inglés Charles Babbage (1791-1871).

Por aquella época, Babbage afirmaba que sus máquinas revolucionarían el mundo, y durante toda su vida dedicó grandes esfuerzos (incluso su propio dinero) a su diseño y construcción.

Graduado en 1814 en Matemáticas por la Universidad de Cambridge, en 1816 fue elegido miembro de la Royal Society tras presentar tres trabajos sobre cálculo diferencial.

Alrededor de 1820 abandonó las matemáticas puras y se centró en el proyecto de creación de una máquina calculadora. Tras conseguir financiación del gobierno británico, el 14 de junio de 1822 pudo mostrar algunas partes de un primer modelo de la máquina de diferencias, capaz de hacer de manera mecánica cálculos rutinarios (como logaritmos), en los que es fácil cometer errores cuando se hacen a mano.

En 1828 obtuvo la cátedra de matemáticas en la Universidad de Cambridge, donde tuvo muchos conflictos.

Sin haber completado la construcción de su modelo más avanzado de la máquina de diferencias, creó otro prototipo, su contribución de mayor envergadura: la máquina analítica, muy próxima a las computadoras electrónicas que se idearían un siglo después. En diciembre de 1837 publicó un artículo describiendo sus elementos y funcionamiento.

En 1839 abandonó su puesto en la Universidad de Cambridge, pero siguió trabajando en los planos y mecanismos de sus máquinas a lo largo de toda su vida.

Murió en 1871, y fue enterrado sin representantes gubernamentales ni ninguna ceremonia pública. Tardaría muchos años en valorarse su aportación a a la ciencia y la tecnología.

Leer más:

https://elpais.com/ciencia/2020-06-17/el-matematico-que-sonaba-con-ordenadores-en-1830.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: