• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Mando a distancia te… en Nuevo curso, nuevo sitio del…
    AmongNosotros en Se inspira en el juego ‘Among…
    Jorge en Se inspira en el juego ‘Among…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 133 seguidores más

Biomatemáticas: los secretos numéricos de la biología

Las biomatemáticas traducen los procesos dinámicos de la biología en modelos numéricos.

William Moses Feldman acuñó la palabra en 1923, cuando tituló un artículo que serviría para bautizar un campo de conocimiento que ahora cuenta con disciplinas tan relevantes como la bioinformática, la bioestadística o la biología computacional.

Feldman nació en Rusia y llegó a Inglaterra, donde estudió y ejerció la medicina, con especial atención a la salud y la higiene infantil. Se interesó por la clave numérica de algunas de las dinámicas más habituales de sus pacientes.

Desde los sencillos “principios matemáticos para estudiantes de biología” de Feldman, las biomatemáticas han evolucionado hasta afianzarse como una de las herramientas más prometedoras para la medicina o la genética.

Otra figura destacada es Nicolas Rashevsky (1899-1972), un físico teórico ucraniano que ejerció como profesor en Estados Unidos. Publicó 15 años después de Feldman el que se considera el primer texto científico sobre Biología Matemática: Biofísica matemática: fundamentos físico-matemáticos de la biología , y un año después creó la primera revista especializada en el tema, The Bulletin of Mathematical Biology.

Elaboró el primer modelo de redes neuronales y contribuyó durante toda su carrera como profesor e investigador a la divulgación de las biomatemáticas.

Algunos grandes proyectos científicos de la historia, como El Proyecto del Genoma Humano o el del Microbioma Humano, son posibles gracias a la aplicación de la bioinformática, una rama de las biomatemáticas que permite procesar grandes cantidades de información biológica, como datos moleculares y genéticos.

Gracias a la biología matemática, la unión de una molécula de ADN se estudia desde la Teoría de Nudos, por ejemplo, y la abstracta Teoría de Grupos se utiliza para explicar la forma de caminar de los animales.

Otro de los grandes nombres de las biomatemáticas fue Alan Turing, que se interesó por los procesos que condicionan las formas particulares de cada organismo (morfogénesis), dejando como legado unas ecuaciones muy útiles en el análisis de la la cicatrización de heridas.

Leer más:

https://invdes.com.mx/ciencia-ms/biomatematicas-los-secretos-numericos-de-la-biologia/

Alan Turing, el matemático que descifró los códigos nazis, será la imagen del nuevo billete de 50 libras

El matemático británico Alan Turing, considerado uno de los padres de la informática moderna y uno de los responsables de descifrar los códigos nazis durante la Segunda Guerra Mundial, ha sido elegido para ser el nuevo rostro de los billetes de 50 libras.

Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, eligió a Turing de una lista final en la que figuraban nombres tan importantes como Ada Lovelace o Paul Dirac pero en la que llegaron a estar presentes cerca de 1.000 candidatos del mundo de la ciencia.

El nuevo billete de 50 libras, fabricado en polímero, mostrará en el reverso una fotografía de Alan Turing además de incluir una fórmula del matemático.

Leer más:

https://www.elmundo.es/economia/2019/07/15/5d2c719121efa018528b458f.html

Más allá de Alan Turing: los matemáticos que combatieron el nazismo

1507887388_277386_1507888217_noticia_normal_recorte1

Durante la Segunda Guerra Mundial muchos matemáticos se integraron en el Ejército Aliado, especialmente en el Reino Unido. El gobierno de Winston Churchill creó grupos de trabajo en centros y laboratorios, dedicados a campos de la ciencia prioritarios para la batalla.

Alan Turing es el más famoso de los matemáticos británicos involucrados en la Segunda Guerra Mundial, pues descifró el código de comunicación secreta de los nazis, sentando las bases del uso de ordenadores para resolver problemas al utilizar una secuencia de pasos lógicos. Su colaboradora Joan Clarke fue una de las pocas mujeres matemáticas que se involucró desde el principio en la guerra.

Más allá de la criptografía, hubo matemáticos dedicados al estudio de material militar. En Kent, Nevill Francis Mott, premio Nobel de Física en 1977, dirigió un grupo en el que estaban Leslie Howarth, dedicado a la mecánica de fluidos, Ian Sneddon y Rodney Hill, especializados en sólidos, y James Hardy Wilkinson, experto en análisis numérico. Allí se estudió el primer misil balístico del mundo (el V-2), construido por los nazis y lanzado por primera vez en 1944.

Después guerra, estos matemáticos regresaron al mundo académico. Rodney Hill comenzó su doctorado en Cambridge en 1946, y lo finalizó dos años después. Publicó dos artículos, uno en 1948 y otro en el 1950, que crean los fundamentos de la llamada teoría de la plasticidad dentro de la termodinámica. Su director de tesis, Egon Orowan, había llegado a Reino Unido en 1937 huyendo de los nazis, y también trabajó al servicio del gobierno inglés durante la guerra. En 1944, sus estudios identificaron la causa de la rotura de los llamados barcos de la libertad (Liberty ships), que eran enviados desde Estados Unidos para abastecer con todo tipo de material a los aliados en Europa.

Otro grupo de investigadores del Reino Unido, bajo la dirección de Patrick Blackett, que sería también Nobel de Física, logró mejoras en el uso de radar aéreo para localizar los submarinos alemanes entre 1942 y 1945. Sus trabajos dieron nacimiento a la investigación operativa, que consiste en el uso de modelos y datos estadísticos para tomar decisiones.

Leer más:

https://elpais.com/elpais/2017/10/13/ciencia/1507887388_277386.html

 

Alan Turing, un matemático en la campiña inglesa

Alan Turing, padre de la ciencia de la computación, usó la mansión de Bletchley Park para descifrar los códigos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Bletchley Park acoge hoy el Centro Nacional de la Radio y el Museo Nacional de Computación, pues allí fue diseñada y construida la primera computadora, Colossus, que permitió romper los códigos de la máquina alemana Enigma.

En 2013 se hallaron varios documentos de gran valor histórico ocultos entre las paredes de algunos edificios del complejo; entre ellos, notas utilizadas por Alan Turing para acelerar el proceso descifrado de mensajes.

Fuente:

http://www.elimparcial.com/EdicionEnLinea/Notas/CienciayTecnologia/04112015/1023189-Alan-Turing-un-matematico-en-la-campina-inglesa.html

Dos gigantes trágicos

Yourgrau y Leavitt recorren la dramática vida y la obra de Kurt Gödel y Alan Turing, dos matemáticos capitales. Gödel fue amigo de Einstein. Turing previó los ordenadores.
Texto completo

A %d blogueros les gusta esto: