• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Mando a distancia te… en Nuevo curso, nuevo sitio del…
    AmongNosotros en Se inspira en el juego ‘Among…
    Jorge en Se inspira en el juego ‘Among…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 133 seguidores más

Solucionado un enigma matemático de 3.700 años

1503599508_412430_1503600204_noticia_normal_recorte1

El análisis de un texto babilónico escrito en barro hace más de 3.700 años puede haber resuelto uno de los enigmas más antiguos de las matemáticas.

Dos investigadores australianos han publicado los resultados de su estudio de Plimpton 322, una tablilla cuneiforme que del 1.800 antes de Cristo procedente de la antigua ciudad de Larsa, al sur de Iraq, que contiene series de números ordenados en quince filas y cuatro columnas. Podrían ser ternas pitagóricas, series de tres números que indican las longitudes de los tres lados de triángulos rectángulos.

El teorema matemático más famoso del mundo dice que el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos en un triángulo rectángulo.  1.000 años antes de Pitágoras antes los babilonios ya conocían esta proposición matemática y la usaban frecuentemente.

La tablilla analizada es una especie de piedra Rosetta de las matemáticas de la antigua Babilonia. Situada entre los ríos Tigris y Éufrates, fue el centro de una revolución científica y cultural de la que se conservan cientos de miles de tablillas de barro usadas para contabilidad, matemáticas y astronomía.

El matemático Daniel Mansfield, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) propone que los babilonios usaron estas tablas en arquitectura, por ejemplo para calcular dimensiones de rampas en pirámides, palacios y canales.

Fuente:

https://elpais.com/elpais/2017/08/24/ciencia/1503599508_412430.html?id_externo_rsoc=FB_CC

El secreto matemático de Babilonia

Mathieu Ossendrijver, doctor en astrofísica, llevaba años intentando descifrar unas tablillas de barro escritas en Babilonia entre los años 350 y 50 antes de Cristo. Parecía que hablaban de astronomía pero estaban rotas y era imposible descifrarlas.

Ahora se ha encontrado en los archivos del British Museum (Londres) otro de estos textos escritos en barro y se ha podido descifrar todo el mensaje. Las tabletas demuestran que los babilonios fueron los primeros en usar la geometría para describir el movimiento de un planeta. Se habrían adelantado catorce siglos a los europeos, hasta ahora considerados descubridores de este tipo de operaciones matemáticas.

El punto de partida de esta nueva investigación fueron dos tablillas archivadas en el British y descritas en 1955. Parecían hablar de trapecios, pero su significado no estaba claro. En 2015, un colega de Ossendrijver que trabaja en Austria le enseñó fotos de otra tablilla en la que el alemán creyó ver algo definitivo y, pasado septiembre de 2015, se convenció de que estaba ante una descripción de Júpiter totalmente adelantada a su época.

tablilla_babilonia

La última tablilla descubierta (imagen superior) refleja la trayectoria del planeta en el cielo usando trapecios. El área del primer trapecio permite conocer su posición en 60 días. Pasado el doble de ese tiempo (120 días), el planeta visto desde la Tierra detiene su aparente avance en el cielo y comienza a retroceder, con lo que los trapecios permiten reconstruir su movimiento durante todo el año.

Hasta ahora se pensaba que estas técnicas no se usaron hasta el siglo XIV por matemáticos de Oxford y París, que las emplearon en balística. El estudio demuestra que los astrónomos babilonios podían proponerse un problema astronómico, desarrollar una forma abstracta de pensar para resolverlo y contrastarlo en un marco real y observable.

Leer más:

http://elpais.com/elpais/2016/01/28/ciencia/1454005761_424627.html

A %d blogueros les gusta esto: