• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Día Internacional de… en Alcalá la Real celebrará el…
    ayaden.main.jp en Un modelo matemático para expl…
    Las matemáticas esco… en Las matemáticas escondidas det…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 90 seguidores

  • Anuncios

Las matemáticas escondidas en la ciudad de Praga

En Praga, la capital de la República Checa, destacan dos aspectos relacionados con las matemáticas: el cubismo checo y Kepler.

El cubismo surgió en Francia a principios del siglo XX y está marcado por la representación de las figuras o los paisajes de la naturaleza usando formas geométricas. Los objetos se representan desde todos sus ángulos en el mismo plano, formando una figura tridimensional.

Utilizó en las construcciones y los objetos que los llenaban presupuestos artísticos como líneas rectas, ángulos pronunciados o ausencia de decoraciones superfluas.

La ‘Casa de la Madre de Dios negra’ es una obra del arquitecto Josef Gočár. En su primera planta está abierto al público El Grand Café Orient, con un interior reconstruido con la decoración cubista original.

La corriente no tuvo mucho tiempo para consolidarse porque la Primera Guerra Mundial hizo aparcar a partir de 1914 su aplicación y llevó a su desaparición.

En cuanto a Kepler, hay una estatuta suya (y otra de Brahe) en el castillo de Praga. Ambos fueron, desde 1600 y de forma sucesiva, matemáticos del emperador Rodolfo, que hizo de Praga la capital del Imperio.

Tycho Brahe (1546-1601) fue un astrónomo danés que realizó unas precisas observaciones astronómicas que le permitieron fijar con precisión una gran cantidad de estrellas y las posiciones de los planetas a lo largo del año.

Marchó a Praga y pasó a ser en 1600 matemático real. Su interés de que su ingente trabajo de observación no fuera en vano, se cumplió, puesto que esos datos permitieron a Kepler fijar las leyes del movimiento de los cuerpos celestes.

Kepler (1571-1630) nació en el sur de Alemania y defendió el sistema copernicano, pero sus primeros trabajos en Astronomía tendían a encontrar una armonía matemática en la colocación de los cuerpos celestes. Primero intentó explicar la colocación de los planetas por medio de polígonos regulares, pero no cuadraban con las observaciones.

Por eso pasó a hacerlo con los cinco poliedros regulares (tetraedro, cubo, octaedro, dodecaedro e icosaedro) y así aparece la hermosa construcción de la figura que publicó en 1596 en El Misterio cósmico. Esta llegó a manos de Brahe y llegaron a trabajar juntos.

Se dedicó a observar la trayectoria de Marte, y vio que los datos le impedían deducir que su trayectoria era circular. Llegó a la conclusión de que los movimientos planetarios son elípticos. Esa es la 1ª ley de Kepler (de las órbitas): todos los planetas se mueven en órbitas elípticas, con el Sol en uno de los focos. Añadió posteriormente otras dos leyes:

  • 2ª ley (de las áreas): La línea que une un planeta al Sol, barre áreas iguales en tiempos iguales.
  • 3ª ley (de los períodos): El cuadrado del periodo de cualquier planeta, es proporcional al cubo del semieje mayor de su órbita.

En Praga, además del monumento conjunto con Brahe, podemos encontrar un museo con algunos de sus documentos, situado en un pasaje, muy cerca de la Plaza del Reloj.

Leer más:

http://www.abc.es/ciencia/abci-matematicas-escondidas-ciudad-praga-201806130544_noticia.html

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: