• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Mando a distancia te… en Nuevo curso, nuevo sitio del…
    AmongNosotros en Se inspira en el juego ‘Among…
    Jorge en Se inspira en el juego ‘Among…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 133 seguidores más

Las matemáticas son cosa de dos … Rey Pastor y Puig Adam

Pedro Puig Adam (1900 – 1960)

Pedro Puig Adam (1900 – 1960). Matemático

Como todos sabemos en el área de las Matemáticas es normal que se produzca la colaboración entre dos autores. Este es el caso del prestigioso matemático español Julio Rey Pastor (1888 – 1962) y su colaborador Pedro Puig Adam.
Este post está dedicado a la figura del segundo y no por ello menos importante.

Fué en el año 1926 cuando Pedro Puig Adam obtuvo la Cátedra de Matemáticas del Instituto San Isidro de Madrid.
A partir de ese año escribió en colaboración con el matemático Rey Pastor una serie de libros de texto para el Bachillerato del Plan de 1903, de los cuáles se llegaron a hacer muchas ediciones. A éstas, Pedro Puig las denominaba de forma cariñosa “obritas”.

Entre las muchas cosas que debemos a este matemático destacamos el método de enseñanza de las Matemáticas comocido como Matemáticas heurísticas y la creación como pedagogo en el año 1958 del “Decálogo de la Didáctica Matemática”.

Pedro Puig Adam fue defensor de la utilidad y belleza de las Matemáticas y de las Matemáticas divertidas, recreativas y de hecho citaba a menudo a Martin Gardner o George Pólya.

Sin duda, sus ideas pedagógicas serán siendo utilizadas y apreciadas durante mucho tiempo y lo que es más importante, siempre será recordado como un hombre bueno y humilde, lo cual le reafirma como hombre sabio.

Acabamos este post homenaje, con una de sus máximas:

Educar es, en el fondo, cultivar al mismo tiempo el conocimiento de lo verdadero, la voluntad de lo bueno y la sensibilidad de lo bello.

A %d blogueros les gusta esto: