• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Nahomi Lucero Azuara… en Nahomi Lucero Azuara, de Tamau…
    La Guía de Matemátic… en La Guía de Matemáticas cumple…
    Los Juegos Panameric… en Los Juegos Panamericanos, una…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 114 seguidores

  • Anuncios

Maria Gaetana Agnesi, la gran matemática de la Ilustración

En la Europa de la Ilustración las tertulias entre personalidades destacadas de la ciencia y la cultura articularon la vida social de la nobleza y de la burguesía.

En la casa de Pietro Agnesi y su familia, en Milán, estas citas eran frecuentes. Se casó tres veces y llegó a tener veintiún hijos, entre ellos Maria Gaetana Agnesi, que nació en 1718 y fue una niña prodigio.

A partir de los 21 años, se dedicó por completo a las matemáticas. Estudió la obra de importantes matemáticos como Pierre de Fermat, Isaac Newton, Leonhard Euler o Gottfried Leibniz, y con treinta años publicó su famoso libro Instituzioni analitiche ad uso della gioventú italiana (1748), que se convirtió en el primer manual sobre cálculo diferencial e integral y se empleó durante más de cincuenta años en escuelas de diversos países europeos.

En este texto aparecía la curva diferencial conocida durante años como “bruja de Agnesi” (y no “curva de Agnesi”), por un error en la traducción del italiano al inglés.

Esta curva cumple ciertas propiedades curiosas: el área entre la bruja y su asíntota (dada por la recta y=0) es cuatro veces el área del círculo fijo dado, y el volumen de revolución de la bruja, si se toma como eje su asíntota, es tres veces el volumen de la esfera obtenida al rotar sobre el mismo eje la circunferencia dada.

Gracias a la obra de Agnesi, estos resultados se conocieron en toda Europa. Aquella obra la convirtió en la primera mujer con una reputación propia dentro del mundo de las matemáticas. El Papa Benedicto XIV le concedió en 1750 una cátedra de Matemáticas, Filosofía natural y Física en la Universidad de Bolonia, pero no llegó a tomar posesión del cargo porque tras la muerte de su padre, decidió consagrar su vida a la religión católica. Pese a ello, se la considera la primera catedrática de matemáticas de Europa. Murió un 9 de enero de 1799 en Milán.

Fuente:

https://elpais.com/elpais/2019/01/29/ciencia/1548767357_315462.html

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: