• Logo Biblioteca de la Universidad de Sevilla
  • Páginas

  • Categorías

  • RSS GME RSS

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • Archivo de MATBUS

  • Comentarios recientes

    Mando a distancia te… en Nuevo curso, nuevo sitio del…
    AmongNosotros en Se inspira en el juego ‘Among…
    Jorge en Se inspira en el juego ‘Among…
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 133 seguidores más

Ernesto Sabato, conocimiento luminoso y elogio de las matemáticas

Ernesto Sabato fue uno de los grandes escritores argentinos del siglo XX. Su vida tuvo dos etapas muy diferenciadas, la científica como un brillante físico matemático y la literaria.

En su primer libro, el ensayo Uno y el universo, compara las matemáticas con el arte y la política.

Pero la gran obra de Sabato, con la que consigue un éxito internacional, es El Túnel. En ella se ve la formación matemática de su autor, en esas dudas de Juan Pablo Castel y en los interrogatorios a los que somete a María Iribarne.

Esta primera novela tiene una continuidad hasta completar una trilogía espectacular, compuesta con Sobre héroes y tumbas y Abbadón el exterminador.

En muchos pasajes de estas dos novelas Sabato recurre a las matemáticas. Por ejemplo, en Abbadón el exterminador:

“Como acabo de decirle, no hay que buscar coherencia en el poder diabólico, pues la coherencia es propia del conocimiento luminoso, y en particular de su máximo exponente, las matemáticas”.

En 1937, Sabato obtuvo el Doctorado en Ciencias Físicas y Matemáticas en la Universidad Nacional de La Plata.

Irene Joliot-Curie también aparece en varios lugares. En relación con esto, en una de las entrevistas periodísticas que incluye en Abbadón el exterminador ante la pegunta: “Muchos lectores se preguntan, señor Sabato, como es posible que usted se haya dedicado a las ciencias físicas-matemáticas”, Sabato responde:

“Pues nada más fácil de explicar. Creo haberle ya contado que huí del movimiento estalinista en 1935, en Bruselas, sin dinero, sin documentos. Guillermo Etchebehere me dio alguna ayuda, él era trotskista, y durante un tiempo pude dormir en un altillo de la École Nórmale Supérieure, rue d’ Ulm. (… describe luego sus penurias, hasta alimenticias…) así que no di más y con muchas precauciones me robé de Gilbert un tratado de análisis matemático de Borel y cuando en un café comencé a estudiarlo, mientras afuera hacía frío y yo tomaba un café caliente, comencé a pensar en aquellos que dicen que este mercado en que vivimos está formado por una única sustancia que se transmuta en árboles, criminales y montañas, intentando copiar un petrificado museo de ideas.”

Leer más:

https://theconversation.com/ernesto-sabato-conocimiento-luminoso-y-elogio-de-las-matematicas-142408

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: